La pesadilla de Bobby Charlton


Por José Manuel Díaz    (Publicado en el blog “La voz de la Premier”, de  www.rtve.es , 8 febrero 2008)

Bobby Charlton vivió en primera persona la resurrección del Manchester United. Diez años después lideró junto a George Best la conquista de la Copa de Europa, la misma que anhelaban aquellos que quedaron para siempre en el aeropuerto de Munich. Medio siglo sin sonrisa, desde los 18 años. Lo ha reconcido el mítico ex futbolista en las diversas entrevistas que ha concedido con motivo de la triste efeméride. Que desde entonces no puede reírse, imposible olvidar que los muertos eran sus amigos y que el azar o el destino eligieron con crueldad. Amigos del fútbol y de cervezas, estaban en la edad, eran chavales. Lo que más llama la atención es que Charlton haya decidido contar públicamente pelos y señales del accidente. Detalles de cómo fueron los momentos posteriores al siniestro. Como intentando escapar de una vez de aquella pista helada tan traicionera, de una pesadilla que le ha hecho prisionero para siempre. Y él sólo es el portavoz, como más ilustre, de los que aún viven y sufrieron parecido.

Recordando a sus compañeros, ha querido homenajearles, decir al mundo que eran magníficos futbolistas, de los que marcan época. También tiene claro que hoy en día, con aquellas condiciones climatológicas, el avión no habría intentado el despegue. El nombre de Duncan Edwards marcaba el alza de aquel United. Charlton se ha detenido especialmente en aquel jugador del que todos decían que era un fuera de serie, el elegido para acabar con el reinado del Real Madrid, que conquistaría su tercera Copa de Europa poco después de la tragedia. Duncan fue el último en morir, dos semanas después del accidente, a los 21 años y ya muchas veces internacional. No hace mucho, Petón dedicaba una de sus impagables estampas a tan legendario deportista. 23 fallecidos, 8 de ellos, futbolistas. Matt Busby, el inventor de aquel equipazo, logró recuperarse de las heridas cuando nadie daba un penique por su vida. Diez años después, los diablos rojos se coronaron en aquella final de Wembley contra el Benfica y ofrecieron la victoria a los desaparecidos.

Edwards, Charlton, Best, Dennis Law y varios más lideraron el United hasta nuestros días. Nombres de futbolistas que toda Europa conocía, también los aficionados españoles, aunque la televisión estuviera aún en mantillas. Pasaron muchos más hasta los Scholes, Giggs, ahora Rooney y Ronaldo, aún sin corona… Sin olvidar que el United estuvo 26 años sin ganar la liga (del 67 al 93) y jugó en segunda durante los 70. Hasta que llegó Ferguson, que lleva ya 22 años en el banquillo, cargo vitalicio después del papel decisivo desempeñado hasta la efervescencia actual. Nueve de las quince últimas ligas (desde que la Premier es Premier) han ido a parar a las vitrinas de los vigentes campeones. El mejor United desde los 60, lo dice el propio Ferguson.

El 50 aniversario de la tragedia de Munich representa emotividad tal que los 76.000 espectadores que llenen el estadio se sentirán muy afortunados. Más aún en un fútbol como el británico, estandarte principal de tradiciones, leyendas, mística y pasión, valores que acompañan y adornan este juego convertido en negocio, sí, pero que, a la vez, sustenta su tronío en costumbres con siglo y medio de pureza, cultura y esencia. Este domingo, los futbolistas lucirán trajes de aquella época y del 1 al 11 en el dorso. Una fecha muy especial. Derby de la ciudad y quizás más de tres puntos en juego. Y todos los periódicos del mundo prestando atención especial a la luctuosa efeméride durante toda la semana. Historia del fútbol.

La hora de la tragedia, como siempre, seguirá marcada en ese reloj parado, con la palabra Munich, que preside el tránsito de la historia, cerca de la estatua del gran Busby, a quien la Copa del 68 tampoco logró arrancarle su amargura. Su mensaje, el que envió en su día a Inglaterra desde el hospital alemán donde se recuperaba, se sigue escuchando todos los años en Old Trafford. Para que nadie olvide que hubo gente que dio su vida por el club. Héroes para su afición y para las demás. Son pocos los equipos zarandeados de este modo. Incluso en aquellos tiempos, cuando cada viaje en avión era una aventura, como ha señalado el propio Charlton. A quien le toca, le toca, aunque hubo a los que les tocó y lo pudieron contar. Angustiados pero vivos. Y tan héroes como todos los que cayeron, no sólo los jugadores. El otro caso más sonado es el del Torino, entonces también uno de los mejores equipos de Europa. Ha habido más a lo largo del tiempo, pero tampoco tantos si consideramos el incalculable número de viajes en avión que habrán hecho equipos de fútbol de todo el mundo desde que la aviación se empezó a comercializar…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: