´Goma 2´ está de vuelta


          Tranquilo, Nacho, no te preocupes, que a Clemente ya le conocemos de sobra. Goma 2, le llamaba Javier Valdivieso, maestro de periodistas y personas. Nunca olvidaremos aquella escena peculiar, disparatada, en la pequeña ciudad italiana de Todi, cuando el añorado Valdi le puso de vuelta y media ante un nutrido corro de enviados especiales. “¡Que no, Goma 2, que no!, ¡que no tienes ni puta idea de fútbol!” Todos nos tronchábamos de risa ante tan hilarante situación. El de Barakaldo, embutido en su chándal rojo del Atleti, después de aguantar lo indecible, sin abrir la boca, acabó por ganar el ascensor y escapar a la habitación… Nosotros nos fuimos a tomar una copilla, con el gran Valdi a la cabeza. Eran otros tiempos. Los colchoneros jugaban al día siguiente con la Fiorentina, en Peruggia, ya que el estadio de Florencia andaba en obras para el Mundial 90. Palmaron los visitantes por penaltis, Roberto Baggio frente a Tomás Reñones…

          No ha hecho más que aterrizar en Mareo y ya ha intentado cobrarse su primera víctima. Por la cara, por la espalda también, sin motivo aparente, por hacer daño. Le conocemos bien de su paso por el Manzanares y de su reinado en la selección española. Ni los años le mejoran. Pero le han vuelto a pillar. Nacho Novo, alucinado e indignado, ha tenido que salir a la luz pública para destruir las mentiras y rebatir el ataque público de Javier Clemente contra su persona. El ferrolano da en el clavo cuando dice que el entrenador vasco “va de gallito, pero de los gallitos que van por detrás”. Echan a Preciado, a Novo le advierten de que no cuentan con él y, como quiere jugar, ficha por el Legia de Varsovia, aún con el mercado abierto. Llega Clemente y le llama cagón y alguna cosa más. Tamaña tergiversación constituye la tarjeta de presentación del nuevo técnico del Sporting.

          Sin embargo, Clemente ya no es el que era… Ojalá hubiera estado tan valiente cuando Samuel Etoo le desautorizó delante de todo el mundo, sólo algunos meses atrás, en un partido de Camerún. El seleccionador iba a hacer un cambio, pero Etoo vino corriendo hasta el banquillo y le dejó las cosas demasiado claras. O en su visita a Estudio Estadio, hará un par de años, causa suficiente para que una de las productoras del programa solicitara, al día siguiente y en la instancia pertinente, no tener que tratar “nunca más con ese señor tan borde y desagradable que vino anoche”. Imagínense el cuadro! Gracias a Nacho Novo le hemos vuelto a desenmascarar. Y menos mal que ha saltado el gallego, que si no, nadie hubiese arreglado el entuerto y habría quedado otro poso muy distinto acerca de la marcha del futbolista, ídolo de la afición del Glasgow Rangers y con una trayectoria profesional impecable, tan esforzada como ejemplar.

           Clemente fue un exquisito interior, zurdo, de lo mejor que había en el fútbol español hace ya más de 40 años. Con 18 ya era titular en el Athletic. Sólo con 19 conquistó una Copa. Pero en noviembre de aquel mismo 1969, en la Nova Creu Alta, sufrió una fea entrada de un tal Marañón, jugador del Sabadell. Cuentan que era buenísimo, ya internacional sub 23, iba a dejar huella. Quiso recuperarse, intentó volver, pero dos años después se vio obligado a colgar las botas. Sólo Clemente sabe si aquella frustración condicionó luego sus prestaciones y decisiones como entrenador propenso a dejar a los buenos en el banquillo. A los casos famosos de Sarabia, Lauridsen y alguno más, añadiríamos aquel recuerdo del viejo Lluís Sitjar mallorquín, cuando aprovechó la ausencia de Futre en aquel partido (0-0) para dejar a Donato y Baltazar en el banquillo y darle el 9 a Pizo Gómez. Temporada 89-90. Un once completamente nacional, como le gustaba… Baltazar, otra de sus víctimas, venía de ser pichichi destacadísimo y acabó marchándose aburrido… Pero nunca se atrevió a dejar fuera a Futre. Con Gil se la tenía que envainar. Como dice Novo, gallito, sí, pero de los cobardes.

Anuncios

One response to this post.

  1. Posted by Jorge Parrondo on 23 febrero, 2012 at 16:23

    Lo alucinante es que este tío llegara a ser entrenador de la Roja, aunque también es verdad que por aquel entonces el nivel de los entrenadores españoles, en general, era bastante pobre, salvo excepciones (Luis, Del Bosque y para de contar.)

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: