País de urdangarines


          Juro por el Rey y la Constitución que esta mañana me había despertado con la intención de echar unas líneas menos escabrosas, pues hay mucho que contar acerca del fútbol y del deporte en general. Dudaba entre Guardiola, la crisis del Chelsea, con Benítez ya en las quinielas, las reconfortantes experiencias vividas con Marcelino y Petón cerca de la Premier, los extraños vaivenes de la cantera madridista en los últimos años, sin olvidar tampoco el caso Sanchís y su contrato leonino con TVE como comentarista Champions… Quedan pendientes estos temas. Pero ha sido llegar a la tienda (vendo aceite de oliva del verdadero), enchufar la maquinita, dar un vistazo a la actualidad y cambiar inmediatamente de planes. No es este un blog que pretenda abarcar asuntos políticos o sociales, pero no lo he podido remediar. Por si fuera poco, y según cuentan a diario los vecinos, los imputados en el caso Gürtel de Boadilla del Monte, el Albondiguilla y compañía, pasean por el pueblo sin miedo alguno a no poderse gastar un dinero que aún no han devuelto, menos temor todavía a dar con sus huesos en el talego. Y aquí no pasa nada. Y si algún juez se exhibe independiente en la incriminación de chorizos y golfos, lo quitan del medio de un plumazo.

          Iñaki Urdangarin va a declarar este próximo sábado ante el juez en Palma. Su suegro lo ha dejado claro, la justicia es igual para todos. Esto no se lo cree nadie, mas hay que soltarlo. Su última fechoría conocida se corresponde con un intento vano de sacar los cuartos a Amancio Ortega (Inditex-Zara) para construir unos campitos en Marruecos y con la promesa de estrechar relaciones con Mohamed VI, el dictador alauita. Apostaba fuerte el duque, desobedeciendo al Rey. Quién tiene más dinero aquí, éste, pues a por él. Pero el magnate gallego no entró por el aro, como otros incautos, ni se enteró siquiera del ofrecimiento, según cuenta la persona que atendió a Urdangarin y su socio en Arteixo (A Coruña). ¡Vaya rebote debe tener el monarca! Ya le había indicado a Iñaki el camino que seguir, nada de negocios extraños. El caso Nóos se conoce en todo el mundo y la reputación de la Casa Real se ha visto manifiestamente dañada. ¡Dicen que no le quiere ni ver!

          Bajo un prisma deportivo, nadie duda del excelente estado de forma del afamado ex deportista guipuzcoano. Su poderoso sprint en Washington lo demuestra. Patético. Descubrió una cámara de televisión y echó a correr, dándolo todo, en repliegue intensivo, como si le hubieran pillado robando en el Simago, acto sin duda mucho más loable que utilizar asociaciones de discapacitados como tapadera para lucrarse indebidamente. Cuentan en Wikipedia que el Excelentísimo Sr. Urdangarin -desconozco si le han despojado o no de ese tratamiento- es diplomado en Ciencias Empresariales y licenciado en Administración y Dirección de Empresas. ¡Así va España! Y que Telefónica le paga alrededor del millón de euros anual. ¡Pero qué necesidad tenía este hombre de quedar señalado para siempre! ¡Qué pensarán sus padres? Sea declarado culpable o no, de momento es un presunto más, el jurado más popular ya ha dictado sentencia. Los datos del sumario son apabullantes y afortunadamente públicos, circunstancia que esperemos no influya en el proceso judicial.

          Lejos quedan aquellos éxitos deportivos, diez años en la élite, con la selección y el Barça, dos bronces olímpicos, seis Copas de Europa y diez Ligas como blaugrana, entre otros muchos títulos. Más lejos aún, aquellos valores y halagos que le catalogaron en su día como marido perfecto y  padre ideal, ejemplar deportista olímpico además. Sus compañeros del balonmano no daban crédito a las primeras informaciones, ahora prefieren guardar discreto silencio.

           A favor de Iñaki, su parentesco. En su contra, y en tiempos tan convulsos, haberse convertido en chivo expiatorio, aunque sus actividades, en sí mismas, puedan merecer pena judicial. A los partidos políticos, llenos de mierda y corrupción, les viene muy bien que le metan el puro a Urdangarin. ¿Pero a ellos quién les vigila? ¿Por qué se tapan entre sí? ¿Se creen que la gente es gilipollas? Prefieren que la policía se líe a porrazos con los estudiantes, como en los 70, en plena transición, cuando se trazaban las líneas maestras de una democracia ahora agotada y putrefacta. ¿Y el Senado qué? ¿Y los sueldos vitalicios para tanto jeta torpe? ¿Y los guardaespaldas? Tendrían que ser los ciudadanos los protegidos, no ellos. Un sistema que respalda a los se llevan la pasta, sin importar el método, y acribilla al grueso de la población, más temerosa, hipotecada y pobre que nunca.

          Veremos antes entre rejas a un estudiante de Valencia, Madrid o Archidona, por protestar, por manifestarse libremente, que al duque de Palma. Esto quizás sea lo de menos, pues de la vitola de chorizo ya nunca se podrá desprender. Pero qué pasa con los gürtel, campeón y muchos casos más en los que andan involucrados políticos de las dos tendencias mayoritarias. Tan panchos, yendo a gimnasios, a los mejores restaurantes y dándose los caprichos que les pida el cuerpo… ¿Aguardando quizás las socorridas prescripciones judiciales? ¡Este país es una farsa!

Anuncios

One response to this post.

  1. Tu lo has dicho: “Su suegro lo ha dejado claro, la justicia es igual para todos”, incluso para el “juez se exhibe independiente en la incriminación de chorizos y golfos, lo quitan de en medio de un plumazo..” y te ha faltado decir “y por chorizo también”.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: