¡Quién fue a hablar!


Enrique Cerezo: “El que baja películas sin permiso es un pirata y un sinvergüeza

Enrique Cerezo, presidente del Atlético de Madrid y productor de cine, ha arremetido duramente contra los internautas que descargan películas con derechos de autor sin el permiso de éstos. Les ha llamado “piratas, sinvergüenas y estafadores“.

La entrada en vigor de la Ley Sinde-Wert ha sido ampliamente celebrada en el entorno de la industria cultural y del entretenimiento. El ministro de Cultura, José Ignacio Wert, afirmó que el día 1 de marzo fue “un día de celebración”. Desde la Coalición de Creadores, lobby de la industria del sector, también se mostró gran satisfacción por la noticia. Sin embargo, sus declaraciones quedan en una gran sobriedad al compararlas con las realizadas por Enrique Cerezo, el conocido presidente del Atlético de Madrid, de la entidad de gestión de derechos de autor EGEDA y productor de numerosas películas.

“Que la Ley Sinde por fin entre en vigor significa que hay una regulación para actuar contra la piratería que tenemos hasta en la sopa de Internet”, avanzó en unas declaraciones muy de su estilo: tan directas como desproporcionadas. Gracias a la norma, Cerezo cree que “se podrá actuar jurídica y judicialmente contra las empresas que no sólo van en contra de la propiedad intelectual, sino que nos defraudan a todos, porque defraudan a Hacienda“, en referencia a las páginas web que pasarán a ser perseguidas.

El productor también tuvo palabras para los internautas que en su opinión infringen la propiedad intelectual al descargar determinados contenidos. “El que se baja una película sin permiso de su propietario está incumpliendo la ley y es un sinvergüenza, un pirata y un estafador“, senteció el presidente de la entidad gestora.

No es la primera vez que Cerezo tiene una salida de tono de forma pública de esta manera. Tras asegurar en 2010 que “España es uno de los países más piratas y un 80% de su mercado es fraudulento” fue más allá y el pasado año se mostró partidario de mandar a la cárcel a los usuarios que ahora califica como sinvergüenzas porque descargar películas equivale en su opinión a “robar su trabajo y dinero”.

Por desgracia, no es la primera vez que los internautas reciben este tipo de insultos mientras la industria cultural continúa con su pasiva actitud a la hora de ofrecer una alternativa real en la Red. La ausencia de una “oferta legal” es una realidad demasiado evidente en la Red para tener que escuchar todo este tipo de improperios. ¿A quién hay que pedir permiso a la hora de compartir contenidos? La indignación de este señor no puede ser recibida sino con humor, puesto que ya parece tarde para convencerle de los errores de su propio sector al no haberse sabido adaptar a la realidad de Internet. ¿Dónde podemos descargarnos con su permiso las películas que produce, señor Cerezo?

                                                     ———————————

Publicado por    abc.es         21/12/2003

Texto:  Julio Bravo

Los herederos de Orduña reclaman a Enrique Cerezo los derechos de sus películas

MADRID. Los herederos de Juan de Orduña, uno de los más importantes nombres de la historia de nuestro cine, están en pie de guerra contra el productor Enrique Cerezo, presidente también de Egeda, la entidad de gestión que defiende los derechos de los productores audiovisuales. El motivo, los derechos de producción de una veintena de películas del cineasta madrileño, que actualmente cobra Cerezo a través de su empresa Video Mercury. Los herederos de Orduña (son veintidós en total) consideran que el productor se ha apropiado ilícitamente de estos derechos, y reclaman a Cerezo más de siete millones de euros, que es lo que según ellos le han reportado desde el año 1990, fecha de creación de Egeda, esos veinte títulos, entre los que figuran alguno tan destacado como «Locura de amor», «El último cuplé» o «Papá Pitillo». A ello habría que sumar, según ha contado a ABC uno de los representantes de los herederos, Andrés de Lucas, los casi dos millones de dólares mensuales que genera la emisión en Iberoamérica, a través del Canal Latino, de las películas. Se trata, en cualquier caso, de los derechos de producción -Orduña intervino en este sentido en un total de 67 películas- y no de los derechos de autor. Orduña, nacido en Madrid en 1900, dirigió, además de los mencionados, títulos como «Nobleza baturra», «Alba de América», «Agustina de Aragón», «La Lola se va a los puertos» o «¡A mí la Legión!»
El asunto ha tomado ya cariz legal, ya que el propio De Lucas, junto a otro representante de los Orduña, Jacinto Santos Parra, han presentado un requerimiento notarial a Egeda para que diga quién está cobrando los derechos de esas veinte películas y para que quien sea deje de cobrarlos. Los herederos -que han enviado una copia del requerimiento a los vocales de Egeda- están esperando la respuesta de la entidad de gestión para, si es el caso, presentar una querella criminal contra Enrique Cerezo.
Cadena de compraventa
Según ha relatado a ABC De Lucas, el asunto comienza cuando Juan de Orduña otorga un poder administrativo a Fortunato Bernal, uno de sus colaboradores más cercanos, para las películas en 35 milímetros. Tras la muerte de Orduña, Bernal vendió esos derechos a Antonio Maldonado, uno de los sobrinos del cineasta. La cadena de ventas sigue a través de Guillermo Buhigas, antiguo directivo de Cifesa. que fue quien adquirió dichos derechos a Maldonado para posteriormente vendérselos a Enrique Cerezo. Según los herederos, ésta es una venta ilegal porque parte de un documento falso, que ya recogía los derechos sobre los formatos existentes y los que pudieran llegar en el futuro.
A principios de este mes, los representantes legales de los herederos mantuvieron una reunión en un hotel madrileñó con los abogados de Enrique Cerezo -entre ellos Miguel Ángel Benzal, director general de Egeda- para tratar de acercar posturas, aunque no fue posible alcanzar ningún acuerdo. El asunto, según De Lucas, ha llegado también hasta el Gobierno, que habría trasladado toda la documentación al Instituto de las Ciencias y las Artes Cinematográficas para que éste realice la pertinente investigación.
Explicación de Cerezo
Por su parte, Enrique Cerezo, en declaraciones a Efe, ha asegurado que considera zanjada la polémica, que atribuye a la ignorancia de los herederos de Orduña. «Yo compré los derechos de producción después de 1995 y tengo catorce o quince títulos, que eran los disponibles; los otros títulos eran sólo como contratado. Orduña autorizó a Fortunato Bernal con todos los poderes y una escritura pública para que hiciera con su patrimonio lo que quisiera y él vendió esos derechos en vida de Orduña a un sobrino del director». Cerezo cree que hay tanto «ignorancia como mala baba» en los herederos del cineasta, y ha negado que los derechos de producción puedan generar tanto dinero como reclaman los Orduña. «Se creen que las películas las pagan a precio de oro. Si con estos quince títulos de Orduña que poseo llevo facturados más de siete millones de euros, ¿cuánto llevo recaudados con tres mil obras?»
Cerezo asegura estar tranquilo. «Está todo atado y bien atado. Que vayan al juzgado, porque yo no tengo que demostrar nada. Yo soy el legal tenedor de esos derechos que he comprado. Son ellos los que tienen que demostrar que cuando murió Juan de Orduña les dejó esos derechos».
El productor cinematográfico asegura que «está todo atado y bien atado» y que es «el legal tenedor de esos derechos que he comprado»
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: