La secta de Mou


          El fútbol español no puede entrar en el juego de Mourinho. La culpa no la tiene el bicho sino quien le abre la jaula, que dice siempre mi colega Vítores. En Inglaterra no le hacían tanto caso, aunque tuviese razón en sus teorías, a menudo también tendenciosas. Una fotito el día después del partido, o varias si la había liado gorda, con declaraciones, y ya hasta el siguiente partido. Algunas sanciones y muchas ruedas de prensa llenas de toxicidad. El técnico de Setúbal ha utilizado siempre cualquier recurso a su alcance, lícito o no, para imponer su discurso y aplicar su estrategia. Pero esta vez le han pillado con las manos en la masa. Los mourinhistas continuarán defendiéndolo, pero hasta los madridistas más convencidos admitirán que lo escandaloso en El Madrigal no llegó del árbitro Paradas sino del comportamiento de Mou y sus más fieles escuderos. Valdano llegó a decir en la radio que si alguno podía quejarse de la actuación arbitral, ese era el nuevo equipo de Lotina. Esta vez no tiene escapatoria. La estrategia elegida, la habitual, la más fácil, no encaja, a ver qué dice el club. La cruda realidad delata que el Madrid se ha dejado cuatro puntos ante Málaga y Villarreal, algo impensable pocas semanas atrás. La Liga no está ganada. Y al Madrid se le nota cansado, ya no golea, no apabulla. Dudas en el peor momento de la temporada. Mou preferiría que se hablara de los árbitros y no del bajón de sus chicos, pero le ha salido el tiro por la culata.

          El Madrid actual parte de lo físico para ser tan competitivo. Cuando está a tope, es capaz de golear a cualquiera menos al Barça. Si pierde frescura y velocidad, la historia cambia y, por lo que se ve, hasta un segundo gol se complica. No pudo matar estos dos partidos y los rivales lo aprovecharon. Casi todo es posible con Cazorla y Senna en el borde del área. Llama mucho la atención que el Madrid jugase con tantas precauciones frente a un Villarreal en crisis y sin Borja Valero. Un solo centrocampista creativo, Ozil. Xabi Alonso es distribuidor, controlador, no conductor, sin cintura, fabricado para jugar por detrás del balón, de inmensa calidad técnica y táctica. Indispensable que el tolosarra esté bien físicamente para que el equipo carbure en las mejores condiciones. Pero hay más a los que les ocurre lo mismo que a Alonso. Se nota en la presión, que disminuye al no poder sincronizarse, en la anticipación y también en las transiciones. Ya no se gana en lo físico y surgen las dudas. También Mourinho parece dudar. ¿Por qué pone a tres en la contención? Reacciona y quita pronto a Lass, pero mete a Callejón, su Kalou español, que muere defendiendo, pero para nada centrocampista. ¿Por qué Mou es tan cauto? ¿Por qué desdeña controlar el juego? Si le ha ido bien con Granero, incluso con Kaká, más gente de calidad para asociarse y defender con el balón. Pero no. Juegan Khedira y Lass más Xabi. ¿Juega así porque sabe que sus futbolistas no están frescos? ¿O para buscar resultados como más le gusta? Si el Madrid acusa fatiga, mal síntoma, estamos casi en abril.

          Dos accidentes insospechados en sólo cuatro días y con la Liga en juego. Dos empates que pueden cambiarlo todo. Diez partidos por delante. El Barça queda a sólo seis puntos y los blancos tienen que pasar por Camp Nou, El Sadar, Manzanares y San Mamés. Sin esa chispa, determinante, el Madrid pierde confianza. Entramos en lo mental. Resulta complicado encuadrar la burda estratagema recreada ayer por unos cuantos en el campito del Submarino. ¿Irresponsabilidad? ¿Locura transitoria? ¿Demasiada jeta? Cuenta la radio que la gente del Villarreal alucinó en el túnel de vestuarios con la estrepitosa y desmedida reacción de algunos jugadores madridistas contra la actuación arbitral. Allí donde Pepe insultó al árbitro, habrá sanción para él. El central portugués está en todas, los aficionados más o menos neutrales se lo pasan bomba con él. Aparatoso, desquiciado, exagerando cualquier acción, creando tensión, dramatizándolo todo, exhibiéndose siempre como el showman principal del espectáculo fabricado por Mou. Desde Mendes a Paramés pasando por los ayudantes del entrenador y el tal Rui Faria, cuatro expulsiones esta temporada, amén de alguna macarrada desagradable. Están como abducidos y son unos cuantos, no todos portugueses. Expulsaron a los del banquillo y Pepe y Cristiano no dudaron en tirarse al barro, echando al árbitro la culpa del empate y encarándose con quienes se pusieron a tiro, incluido Fernando Roig, que sólo pedía calma. Los demás jugadores, la mayoría, se van desmarcando, no tragan con discurso tan artificial y retorcido. Ahora dicen que Casillas y Mou no se hablan. Pero con Iker nadie puede, ni Florentino en su día. El de Móstoles es un ejemplo de deportista y la gente le corresponde. De momento, el mandamás merengue, quizás también abducido, acepta la ley del silencio impuesta por Mou. Está más pendiente de jeques y de negocios de miles de millones.

Anuncios

3 responses to this post.

  1. Posted by ElcapideBadajoz on 23 marzo, 2012 at 12:39

    Sinceramente creo que la estrategia de Mourinho consiste en ser el más listo de la clase caiga quien caiga. Un modelo futbolístico bastante trabajado (no se le quita mérito), una buena dósis de estrellas a golpe de talonario, Potestad absoluta para hacer y deshacer dentro del club y sobre todo una estrategia digna de escuela de negocios basada en montar un teatro en el que él mismo es el protagonista absoluto y el equipo se descarga de todo tipo de presión para centrarse en lo que importa.
    En principio la fórmula es brillante. Lo que ocurre es que todo este tinglado tiene una serie de límites que, en caso de ser rebasados, concluyen con que el Real Madrid y todo el madridismo paga el pato, llegando a una serie de episodios lamentables y vergonzosos como el de este finde en Villarreal.
    Sinceramente sigo creyendo el Madrid ganará la liga. Sin embargo a mí personalmente (merengue) me llenaría más ganar los títulos sin escándalos, insultos, sanciones, salidas de tono y jilipolleces en general. Pero es lo que hay. Florentino que encarnaba a priori todo el espiritu del Madridismo señorial, clasista e incluso cañí (vease el modelo Zidanes y Pavones) ahora resulta que se ha enamorado del portugués y le ha dado todos los galones. Veremos qué ocurre en Mayo…

    Responder

  2. Posted by pove on 22 marzo, 2012 at 23:12

    Lo peor de todo es que un altísimo porcentaje de los madridstas respaldan el nuevo modelo impuesto por el personaje este. Y claro, entre tanto madridista hay mucho periodista. Así que, aquí no pasa absolutamente nada. Decide que ninguno de los suyos hable después del partido, y nada……Que no haya rueda de prensa el viernes tras el entrenamiento , previo a un partido, y nada…….Eso sí, hoy todos los medios de comunicación habidos y por haber en el Bernabéu cubriendo el acto de presentación del parque temático. Un buen plantón habría sido cojonudo.

    Por otro lado, al pájaro de Setubal se le ve el plumero. Cada vez que comete errores de planteamiento y su equipo acaba palmando, empatando o desplegando un juego ridículo consigue desviar la atención con temas arbitrales o cossa parecidas. Pero de eso no se habla, salvo en alguna tertulia de radio

    Responder

  3. Posted by Jaime on 22 marzo, 2012 at 17:57

    Bueno, el rendimiento fisico de un equipo son ciclos, el Real Madrid paso su ciclo de cansancio en la primera vuelta en una semana casi similar a la que estamos pasando, en la ida se dejo 5 puntos derrota en Valencia y empate en Santander, la semana fatidica se vuelve a repetir contra Malaga y Villareal, se critico mucho al equipo blanco por ese bajon en dos partidos y a partir de ese momento el Real Madrid encadeno una racha de partidos ganados impresionante a excepcion del Barcelona quiza se repita de nuevo ese ciclo fisico por el que pasan todos los equipos y que aunque algunos no lo quieran ver se han perdido muy pocos puntos.
    Cuando el Madrid logro distanciarse a 6 putnos eran muchos puntos, cuando se distancio a 10 eran muchos puntos pero nada estaba ganado y ahora que volvemos a 6 son muy pocos puntos, no, 6 putnos son 6 puntos, no son muchos cuando nos conviene decir que son muchos ni son pocos cuando nos conviene que sean pocos.

    Respecto a la actitud del real Madrid lamentable

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: