Guardiola se hace del Madrid


          Bastaba con no tocar nada y jugar como siempre, pero Guardiola, en partido poco oportuno, decidió cambiar de planes y el Madrid lo aprovechó gracias a la pegada única de Cristiano. Con que Dani Alves hubiese retrasado su posición unos metros, el Barça habría sido el habitual. Pero su entrenador prefirió condenar a Busquets a asumir dos funciones a la vez y las consecuencias fueron fatales. Los azulgrana nunca jugaron al toque cerca del área, habilidad que les ha hecho insuperables, perdieron más balones que nunca y apenas pudieron robar arriba porque no llegaban. Corrieron lo mismo o más para rendir menos. El Barça no fue fiel a su estilo y al Real Madrid actual sólo se le gana jugando como lo hacen normalmente los azulgrana. Con Busquets en su sitio (Keyta si no) como condición indispensable para que los creativos se vean liberados de responsabilidades defensivas, para guardar máximo equilibrio y para aminorar las distancias entre los atacantes, para que puedan asociarse mejor, con mayor precisión.

          Guardiola rompió a su equipo por la columna vertebral. Todo el fuselaje quedó descompensado y el talento se resintió como nunca. Casillas vio de lejos a Messi. Pep le facilitó a Mourinho la pócima que el portugués buscaba hace tiempo y que encontró como obsequio este sábado en el Camp Nou, a la espera del próximo enfrentamiento, quizás en Munich. Resulta difícil intuir qué se le pasó por la cabeza al entrenador del Barça para convertirse en el mejor jugador del Madrid. Sería osado deslizar que quisiera ganar también a contraestilo para demostrarle cosas a Mou, en su guerra particular, atacando directamente la línea de flotación del portugués, bucándole las cosquillas por su punto más débil, Fabio Coentrao. Demasiado retorcido. Tampoco vale que Guardiola hubiese decidido reducir todos los esfuerzos a la Champions, a dos partidos, Chelsea y final, pues entonces habría elegido el peor de los modos, traicionando su propia filosofía para perder, para echarse tierra encima. Dejémoslo en ataque de entrenador. Él sabrá los motivos. Creía que podía ganar así y se equivocó, como llegó a reconocer después del partido. Si elimina a los ingleses, el Barça ya no se verá obligado a dar el callo en la liga, disfrutará de un mes entero para llegar a tope a la cita cumbre de la temporada, que es lo más  trascendente.

          El tecnico azulgrana quiso ganar desde las bandas, recurso agradecido en el sistema habitual, aunque arriesgada variante si provoca incertidumbre generalizada. La afición soñaba con dar caza al Madrid después de renovar ilusiones en las jornadas precedentes. Sin embargo, esas esperanzas desaparecieron además con el alirón anticipado de los blancos allí donde más duele. Habría bastado con que Alves hubiese jugado de lateral, que hubiese partido desde atrás, desde donde siempre ha demostrado capacidad para ser también centrocampista o extremo. Puyol y Mascherano, centrales, Adriano en la otra banda y Busquets donde es el mejor de todos y hace jugar al equipo diez metros por delante, los que faltaron en esta ocasión. Algo grave debe pasar con Fàbregas y Piqué para que entraran en el once Thiago y Tello, nada acostumbrados al más alto nivel competitivo, menos aún si hay cambio de coordenadas. El hijo de Mazinho nunca supo si tenía que sacar el balón, defender o depender de los movimientos de Busquets. En cualquier caso, no apareció hasta el segundo tiempo, le superó el envite. Con Cesc no se habría echado tanto de menos a Busquets, seguro.

          Xavi e Iniesta se veían obligados a retroceder en busca de la pelota, Messi también. No había referencia arriba, sí en las bandas, pero los pases a Tello y Alves nunca fueron ventajosos, siempre aparecía el lateral, se originaban metros más atrás que de costumbre. Se hacía raro comprobar la falta de fluidez en el juego, transiciones que no eran, imprecisiones en jugadores que nunca regalan el balón, dudas. El campo se había hecho más ancho, pero también las distancias entre los azulgrana, que nunca hallaron su fútbol de salón ni su estilo propio hasta acabar asustados por lo desconocido. Sin entender por qué Pep había diseñado ese paisaje tan inhóspito mediante el cual los de la camiseta blanca ya no llegaban tarde al balón ni acaban desquiciados por tanto rondo, como era ya casi norma. Ahora se limitaban a aprovechar el sorprendente descontrol de un rival desconocido para prodigarse en ataque más de la cuenta. Demasiado riesgo además, sin la posesión de balón acostumbrada, exponerse a que Cristiano, con espacio, encarara una defensa de tres con dos centrocampistas. Así pasó.

          Al Madrid le vino de perlas el harakiri de Pep. No tuvo que morder ni tirar de físico, simplemente agradecer la gentileza del rival y sacar la defensa hasta la zona donde el Barça suele gestar sus triunfos. Donde le convenía. Anticipación, orden, disciplina, distancias justas entre líneas, basculación sincronizada para no verse sorprendido por los costados, ayudas por doquier… Partido perfecto en defensa, también menos incómodo que otras veces por esa pifia táctica tan inesperada. El balón para el Barça, sí, pero allí donde no podía hacer daño. Y sin trivote, como prefieren los jugadores de Mou. Para ser cuatro en vez de tres los que aprovechen su calidad en la fase ofensiva. Pero eso ahora es lo de menos, el Madrid es campeón. Sólo falta por ver lo que sucedería en la final de Munich si es que Real y Barça compusieran finalmente el cartel. También nos gustaría conocer qué análisis personal de lo sucedido hace Mourinho, cómo interpreta el portugués la locura futbolística transitoria de su colega Pep. Nadie habría imaginado que su primer triunfo en el Camp Nou se lo iba a proporcionar Guardiola. El hombre debe andar descolocado.

                                 

    

Anuncios

One response to this post.

  1. Posted by Caxon on 23 abril, 2012 at 12:29

    Totalmente de acuerdo… suicidio Guardioliano… espero que el Martes no le de por inventar más… aunque gane… no me gusta Alves de extremo y poco me gusta el 3-4-3

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: