Mejor con Valdano que con Mou


Publicado en:   ElPaís.com  (Blogs Deportes)                        blogs.elpais.com

Texto: Juanma Iturriaga  (23.04.12)

 

  Estimado Florentino (2º intento)

 
          Antes de nada, quiero felicitarle por el triunfo del sábado y la ya prácticamente ganada liga. El fútbol tiene una capacidad inigualable de repartir felicidad, y el universo madridista se levantó ayer con una sonrisa en la cara que seguro seguirá luciendo hoy, aliviado por fin después de una travesía del desierto que ha durado tres años. Sí, ya sé que para usted la Copa del año pasado fue la mejor copa de la historia, pero esperando que no se me enfade, eso no lo convierte en un trofeo de caza mayor como lo son la Liga y la Champions. Ya ve, han sido sólo tres años sin ganar la liga. Lo digo por que a veces ha habido comportamientos que sugerían tres décadas, más que tres años.

          Le imagino orgulloso, pues no es para menos. Esa utopía que parecía hasta hace bien poco el alcanzar a uno de los mejores equipo de la historia, se ha convertido en realidad. Como demostró el sábado, el Madrid está ya en condiciones de discutir competitivamente cualquier título, una vez que la última frontera, la psicológica, debió de caer con el triunfo de antes de ayer. Con su estilo tan directo, demoledor en su pegada y a veces tan poco masticado ofensivamente. Con su orden defensivo capaz de ahogar una máquina de hacer fútbol tan precisa como la azulgrana. En distancias cortas y también en las largas. Nada debería impedir ya que se abra una nueva era. No quiero decir con esto que el Madrid vaya a ganar por decreto todo lo que juegue, empezando por el de este miércoles (esto es deporte, no ciencias exactas) pero sí que derribada la ascendencia mental, su apasionante rivalidad con el eterno rival entre en una nueva dimensión.

          Sobran pues, motivos para que tenga un buen estado de ánimo, y esta es una de las principales razones para esta segunda carta que le envío. De la primera no tuve acuse de recibo, pero lo entiendo, pues dirigir ACS y el Madrid no debe dejar mucho tiempo para ocuparse de temas menores como estas comunicaciones. Pero yo insisto, que nunca se sabe. Decía que, animado por el buen ánimo, me gustaría que reconsiderara una cosita.

          Conquistada la liga (quién sabe si no será el único y último título de la temporada) y espero que liberados para siempre del complejo (de intensidad variable dependiendo de cada uno) de barcelonitis que había provocado tantos reveses con los azulgranas, le quiero animar a dedicar el esfuerzo que sea necesario para recomponer otra cosa que quizás no considere tan importante como un campeonato, pero yo que usted no lo desestimaría. Me refiero a la imagen del club fuera del madridismo más militante y alineado con la doctrina oficial de los últimos tiempos.

          En Barcelona se volvió a demostrar que no hay mejor Madrid que el que se dedica únicamente a jugar a fútbol. El que se presenta en un terreno tan exigente como el Camp Nou a disputar una competición deportiva, no una guerra santa. El que tiene claro que los únicos que tienen la misión de impedírselo son los jugadores del equipo contrario. El que argumenta con estrategias, talentos y valores deportivos. El que mantiene, dentro de lo posible, su sistema nervioso dentro de parámetros lógicos alejados de cortocircuitos. El que habla despues del partido de lo felices que son, de lo solidariamente que han defendido, del golazo de Ronaldo, de lo buenos que son los del otro lado, lo que hace más meritoria su victoria. En Barcelona se demostró que el Madrid puede perfectamente ganar una liga, y puede ganar en el Camp Nou, lo que me va a permitir que le diga, contradice algunas de las declaraciones y líneas de opinión que se han escuchado en los últimos tiempos. Yo le diría que simplemente en esta liga ha ocurrido algo que no ocurrió en las tres precedentes: que el Madrid ha sido mejor que el Barcelona, más constante, con menos fallos y sin salir tan dañado de sus enfrentamientos particulares.

          Estoy casi seguro que usted piensa que son los títulos y sólo los títulos los que hacen grande y admirada a una institución. Yo creo que no. Por eso le pediría que ahora que ha llegado (prácticamente) un gran título, se acompañe con unas buenas maneras. Que aliviada la ansiedad por la sequía, se dejen definitivamente de lado elucubraciones y crispaciones innecesarias. Que si bien, y permítame la crítica, en más de una ocasión no se ha sabido perder, ahora se sepa ganar. Que su entrenador deje de comportarse como un niño malcriado siempre dispuesto a una buena rabieta y a echar la culpa al empedrado (mire el último párrafo de este artículo de John Carlin) y se dedique a entrenar, lo que según muchos expertos, hace más que bien. Le recomendaría incluso que, bajo el pretexto de que así va a vivir más tranquilo, le animaría a no hacer más declaraciones (las multas de la Champions correrían a cargo del club). No sé si se habrá dado cuenta, pero el equipo juega mejor cuando él está callado y el resto no tenemos que desayunar cicuta. Y para asegurarse definitivamente la tranquilidad, que Karanka no diga más eso de “ya lo ha visto todo el mundo”. Que incluso desaparezca el pseudomadridismo del diccionario o que la próxima vez que le pidan jugar la final en el Bernabéu, diga que sí, independientemente de los equipos que lleguen. 10.000 aficionados del Athletic que no podrán asistir a la de este año por su negación se lo agradecerían. En definitiva, que esa imagen de club malhumorado y proclive al estado de crispación, deje paso a otra cosa mucho más natural, positiva y deportiva.

          En fin, no le ocupo más tiempo pues la semana viene muy cargada. Reitero mi enhorabuena que espero haga llegar a todos los miembros del equipo. Llegan los alemanes, que no son de fiar, y si todo va como esperamos, el día 19 de mayo podremos disfrutar (siempre que no vaya más allá de lo que realmente es, un gran partido de fútbol) de otro apasionante duelo entre los dos mejores equipos del mundo. Todo un deleite para los millones de aficionados a este deporte.

          Atentamente, un pseudomadridista que aspira a dejar de serlo.

          

    

Anuncios

One response to this post.

  1. Este mequetrefe metido a periodista habla de imagen. Será la que da él de impresentable hippy, friky de la mentira e insolencia. Envidioso hasta la muerte por no haber recibido nunca ni una insinuación de regresar al club que le hizo famosos desde sus limitadas dotes baloncestísticas. Que se alinea con la ‘prisa’ que le da de comer porque de lo contraria estaría donde debe, debajo de un puente de la Ría pidiendo limosna. Y todo porque como buen abertxale disfrazado de mesías está dolido porque el madridismo, sí señor Iturbarradewiskhy, EL MADRIDISMO, no quiere que la final de la Copa se juegue en su estadio. Ni Florentino, ni Mourinho ni ningún mandatario, LA AFICIÓN soberana es la que no quiere que los independentistas pisen su césped para pitar al Rey. Así que señor Iturrabopor detrás, deje al madridismo en paz y vayase a vivir a Bilbao y olvídese de una vez por todas que un día un club de fútbol le dio la oportunidad de jugar al baloncesto para hoy morder la mano que le dio de comer. Falso e hipócrita dé usted imagen y deje de exigírsela a los demás. ¡Qué asco te tiene el madridismo!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: