Mourinho y el incierto futuro del Madrid


           No sólo se trata de reanimarse después de una dolorosísima derrota por penaltis en el Bernabeu, con la décima Copa de Europa más a tiro que nunca. Lo trascendente es tomar una decisión de futuro acerca del estilo de fútbol con que se quiere jugar. ¿Con balón o regalándoselo al contrario? No es casualidad que el Bayern pareciese español, por el fútbol desplegado, y el Madrid, un equipo que juega a otra cosa distinta, a resolver mediante velocidad, calidad individual y pegada. Más allá de la lotería de los penaltis, el madridismo admite que los muniqueses merecen jugar la final. Heynckes debe tener muy claro que la estela del Barça, también de la selección española, es la idónea, la que se debe seguir para progresar, mientras que el método de Mourinho se resquebraja al más mínimo síntoma de fatiga. El Real Madrid debe elegir entre modificar el rumbo o plegarse incondicionalmente al mánager portugués, especialista en rendimientos a corto plazo que, por lo visto, no siempre se alcanzan en dos años. El futuro inmediato invita a la continuidad de Mou, ¿pero qué pasará cuando se marche? Entonces habrá que empezar de casi de cero para competir con los mejores.

          No resulta probable que el de Setúbal renuncie a sus más íntimos principios balompédicos y se ponga este verano a contratar fabricantes de fútbol colectivo, mediocampistas de conducción y control de juego, organizadores, jugadores pensantes y pausados. Mou continuará siendo fiel a su ideario, que tan buenos resultados le ha dado a lo largo de su trayectoria como entrenador. Altintop, Sahin, Coentrao y Callejón fueron sus últimas apuestas. Mentalidad y físico son sus premisas para ganar a cualquiera que no sea el Barça en plenitud, pero todo cambia si hay que correr detrás del balón y falta fuelle para arrebatárselo al adversario. Entonces el Madrid se difumina, se humaniza, sufre y no sabe qué hacer. No reacciona, se muestra incapaz de adueñarse del balón por esas carencias en el diseño del plantel. No hay antídoto a mano. Por eso fue mejor el Bayern. Inteligencia, mucha paciencia, sangre fría irreprochable, calidad y, sobre todo, control de juego con el balón en propiedad. Apoyos cortos, nunca jugó en largo, metro a metro y sin descuidarse nunca, líneas juntas y equilibrio total. El centro del campo fue de los alemanes, que debieron decidir antes de los penaltis.

          Por su parte, el Madrid se vio impotente, partido en dos, por el medio, con Xabi Alonso otra vez ausente, salvo en defensa, y los cuatro de arriba esperando balones que nunca llegaron en condiciones ventajosas. Los blancos acabaron fundidos después de dos horas corriendo detrás de camisolas rojas siempre mejor dispuestas para dominar el cotarro. Tiene razón Mourinho al recordar que los alemanes llegaron más frescos a la cita, pero tal circunstancia no puede esconder carencias ni limitaciones. No vale cargar ahora contra Kaká, Ramos o Cristiano. Si no hubieran fallado, la trastienda sería la misma, incierto el futuro, aunque sí se habría presumido de conquistar esta Champions, que era el gran objetivo y al final es lo que queda. Casillas dijo después del partido que quizás el Madrid pecara de conservador con el 2-0 en el primer cuarto de hora, que no fue a por el tercero. Las creencias de Mou, su vocación defensiva.  Iker no falló, afortunadamente para él, todo lo contrario, estuvo incluso cerca de convertirse en el artífice directo del pase a la finalísima, por encima de métodos, sistemas y demás catecismos. La grandeza del deporte rey: un rebote, unos centímetros, un mal tiro, lo cambian todo.

          Mourinho tiene dos años más de contrato, entente que cualquiera de las partes podría romper pagando la elevada cláusula estipulada. Ayer dio la impresión de que quiere continuar en el Madrid, que no se quiere marchar sin ganar la Copa de Europa, como en Oporto e Inter, que el trabajo no está terminado. Él quiere acumular títulos en distintos países y equipos, en las ligas más fuertes. Su ego sólo es equiparable al de Florentino, cuyo único objetivo futbolístico es ganar otra vez el trofeo más preciado, como hace ya diez años en Glasgow. Quizás el portugués se hubiera marchado de caer la ansiada Décima, nunca lo sabremos. Si los jugadores y el club lo ven bien, yo me quedo, vino a decir un rato después de consumarse la gran decepción. Pese a los pseudomadridistas a los que también se refirió, Valdano y acólitos. La última palabra no la tienen los futbolistas sino el presidente, por lo que se intuye la continuidad de Mou. Su marcha causaría un quebradero de cabeza terrible para el mandamás de la entidad, cuyas maniobras también van enfocadas al plazo corto. Florentino se ve obligado a revalidar el controvertido estilo del técnico, no tiene a nadie más, salvo Butragueño y Pardeza. Mejor confiar incondicionalmente en la demostrada competitividad de Mou. Ya veremos lo que pasa. De momento, cura de humildad para el poderoso fútbol español, que no vendrá mal.

          Y, por cierto, que alguien le diga al árbitro de Telemadrid cuándo se produce penalti, que le informen de que el fútbol es un deporte de contacto y que se debe distinguir entre derribo y piscinazo, nos referimos al lance de Granero y el portero Neuer . Todo el mundo viendo que no había falta, hasta el ex madridista Alfonso no tuvo inconveniente en admitir la realidad, y el árbitro venga a soltar cuentos chinos y dar explicaciones esperpénticas. Muy tendenciosos los comentarios que se vertieron en la transmisión de esta semifinal europea, la primera en Chamartín en más de veinte años. Si te descuidas, te cuentan que el Madrid gana 5-0 y hasta el hotel donde se va a alojar en Munich.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: