A vueltas con la Carbonero


Publicado en el blog   El Acusica                 www.eurosport.es
Texto:   Guillermo J. MarfelT        (29.06.12)

 El linchamiento de Sara

 

          Era casi media noche. Las redacciones de deportes trabajaban a destajo. España acababa de eliminar en los penaltis a Portugal. Ramos había marcado a lo Panenka. Cristiano se quedó sin tirar y miraba al cielo pidiendo justicia. Iker obraba nuevos milagros. Fábregas volvió a sentenciar. España estaba en la final de la Eurocopa, otra vez. De repente todo eso pasó a segundo plano. ¡Que paren las máquinas! Sara Carbonero también acababa de hacer historia entrando en el Olimpo de los errores televisivos, un lugar reservado a leyendas de la talla de Marisa Naranjo y sus campanadas o el “cuanto cabrón” de Jesús Fraile. La reportera de Telecinco le preguntaba a Iniesta si se había quedado con las ganas de tirar un penalti, y el manchego le contestaba que de hecho había tirado el segundo y lo había marcado.

          Sara supo de inmediato que cuando terminara la entrevista iba a ser otra vez trendin topic en twitter, que le iban a dar hasta en el carnet de identidad y que había cometido un error para la historia televisiva. Asumiendo lo que se avecinaba despidió la conexión con cara de circunstancias (la de arriba) y con una frase para la posteridad: “Ese penalti de Iniesta…. estaría nerviosa, estaría pensando en otra cosa y no lo vi”. Para su desgracia, más de 18 millones de telespectadores si lo habían visto. Manu Carreño, apostillaba “gracias Sara”. El círculo se cerraba.

          Después de todo lo que se habló en el Mundial de Sudáfrica parecía que el fenómeno Carbonero perdería fuerza en ésta Eurocopa, pero nada más lejos de la realidad. Sin hacer grandes alardes ni cometer muchos errores, la reportera de Telecinco fue Trendin Topic en España durante más de dos días con el histórico hashtag #GraciasSara. Muchos de esos comentarios tenían guasa para aburrir, y otros tantos mucha mala baba. De las diferentes reacciones posibles ante una situación así, Sara escogió la peor: dar cancha a sus detractores. En su columna de Marca escribió lo siguiente: “En la Edad Media y principios de la Modernase torturó y se mató a muchos inocentes… Aunque no existía twitter, la práctica de acusar desde el anonimato e intentar que quemasen a alguien estaba muy extendida”.

          Después llegaría la ansiada entrevista a Iker, con esas miradas y sonrisillas de novios, porque ¡coño! es que son novios, por muy surrealista que parezca. No hubo beso, aunque todos lo pensamos. Otra vez las fotos en los periódicos, en internet, en las redes sociales…

          Todo lo que hace o dice Sara Carbonero es noticia. Ella quiere aparentar ser como el resto de sus compañeros pero no lo es. No lo es, porque ninguno de sus compañeros sale con el capitán de la selección. No lo es porque a sus compañeros no le dan dos besos antes o después de las entrevistas. No lo es porque va vestida de manera diferente para resaltar (más si cabe) su belleza. No lo es, porque sus compañeros no son los protagonistas de las noticias más vistas de páginas deportivas y de información general…

          Quizás el fenómeno Carbonero se nos ha ido un poco de las manos a todos, empezando por ella. La cara que se le quedó después de su particular “Iniestazo” lo decía todo. La repercusión posterior de ese fallo fue una cosa desmedida, casi tanto como la guasa y la mala leche que se gastan por estos lares. Alguno puede pensar que se ha tocado techo, que esto debería acabar, pero ¿a quién le interesa acabar con la gallina de los huevos de oro? Desde luego que a la cadena amiga no. Rotundamente no. Dato muy significativo. Este jueves era casi imposible encontrar el vídeo del “Iniestazo” por la red. Telecinco trabajaba a destajo para retirarlo de circulación… salvo de su página web, donde era uno de los temas de portada. Con amigos así, quién quiere enemigos.

Anuncios

One response to this post.

  1. Posted by Daniel on 3 julio, 2012 at 23:10

    Cuanta razón llevas. Sara Carbonero se ha convertido en el aliciente de la mujer con bata y rulos sentada en el sofá que se tiene que tragar el fútbol por culpa del marido. ¿Cómo han quedado? no, hoy tampoco se han dado un beso…

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: