Manifiesto

          No pretendemos criticar por criticar. Simplemente contar a la gente lo que ocurre en el deporte y unos alrededores tan extensos como podamos imaginar. Decir que el pueblo no es tonto, que no estamos dormidos, simplemente a la expectativa. Que el opio todavía no ha surtido efecto del todo. Este blog querría figurar como un soplo de libertad. Como una válvula de escape ante una encrucijada desafortunada, la necesidad de querer contar cosas y no disponer de vehículo. Más de treinta años en el insano negocio del periodismo deportivo y nunca la realidad había sido tan flagrantemente adulterada. Se impone la autocensura. Si se dice algo que no conviene al sistema de turno, puedes quedarte en la calle. Si te ves en ella, recuperas la libertad de expresión.

          Pero no podemos inclinarnos ante esa tesitura. Simplemente trataremos de respetar un límite y continuar confiando en lo que llaman derecho a la información. Respeto y rigor en la comunicación constituyen las bases que el autor desea imponer como indispensables para hacer de estas páginas un lugar de reunión tranquilo y analítico. Un remanso de verdad dedicado al fútbol y los demás deportes y a sus procelosos entornos. Desde ese comentario sobre tal partido hasta las peripecias del utillero del Carabanchel. O los problemas que sufren los chavales de tal sitio para escapar del ordenador y hacer algo de deporte.

          Y siempre con perspectiva. Invitamos a los aficionados más veteranos a contar historias de fútbol o de cualquier otro deporte. Los chavales de ahora no vieron jugar a Butragueño ni a Maradona. Pero el fútbol ya existía y era culto de masas desde mucho antes. Mediados del siglo XIX en Inglaterra. Algunas décadas después se introducía en España. El fútbol es cultura. Indiscutible. Y se transmite en la grada, de generación en generación, de padres a hijos. La grada es sabia y el ruido que desprende, siempre al son del balón, es la música del fútbol. Una esencia que nos gustaría compartir en este blog, sin virus extraños.

           Cuánto daríamos muchos por que nos contasen cómo eran aquellos malabarismos, aquel fútbol arte que regalaba  Ben Barek en el Metropolitano. Todavía hay mucha gente viva que disfrutó  muchas tardes con la magia del marroquí y de sus insignes compañeros. Las carreras del mítico Gento, por qué Di Stéfano es considerado aún el número uno, las andanzas de César por Barcelona y por León el año que ascendió la Cultural, recuerdos de Bahamontes, Uzkudun, Blume, Santana, Nieto… Simplemente historias y leyendas deportivas, recuerdos y anécdotas que resuciten la memoria e ilustren a las nuevas generaciones.

Anuncios

One response to this post.

  1. Este blog era necesario. Siempre me gustó José Manuel Díaz narrando, me parece el mejor en esa labor. La premier en la 2 con él nos daba la vida a los aficionados al fútbol con criterio.

    Pero además de esto poco a poco fui leyendo entrevistas y descubriendo que este hombre tiene dignidad, que además de ser bueno en lo suyo protege sus ideales a estas alturas de la película, algo que prácticamente nadie hace. Y desvela sin tapujos toda la mierda que hay en los medios.

    Ánimo con el blog, apoyo máximo.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: